Vaya al Contenido

Menu Principal:

Gaudapada y Sankara en la Tradición Advaita

Unidad de Tradición





   Con Gaudapada se inicia lo que se define como manavasampradaya, es decir, la trasmisión tradicional de la enseñanza a través de los seres humanos.

   Es a partir de Gaudapada cuando la Tradición Advaita se vuelve históricamente evidente con la manifestación visible de una Tradición ya existente. Él ha sido el preceptor humano, el primer preceptor humano en recibir el conocimiento del Advaita y el primero en impartirlo a sus discípulos. Por este motivo, se le guarda el máximo respeto en el seno de la Tradición advaita.

   Sánkara reconoce que la herencia espiritual y filosófica del Vedanta Advaita, ya presente en las Upanisad, proviene de la enseñanza transmitida a través de una cadena de guru (gurumarampara).

   Estos son recordados en un himno, el Paramparastrota, que contiene el elenco de los primeros Maestros del Advaita y que es recitado por los seguidores sankarianos antes de iniciar el estudio de los Grandes Comentarios:

A Narayana, a Padmabhuva [Brahma], a Vasistha, a Sakti y a su hijo Parasara, a Vyasa, a Suka, al gran Gaudapada, a Govinda Yogindra y, por tanto, a su discípulo Sri Sankaracarya, a los discípulos Padmapada, Hastamalaka, Totaka y Vartikakara [Suresvara], a nuestros Maestros rendimos homenaje por siempre”.

   La línea de descendencia desde Narayana hasta Suka está definida por vamsarsiparampara o sucesiones de padre a hijo, mientras que de Suka en adelante es sisyaparampara, de maestro a discípulo.

   La grandeza de Gaudapada fue testimoniada por Sánkara, quien, al final de su comentario a la Mandukyakarika, dirige un saludo al Autor de las Karika llamándolo paramguru, expresión introducida como reconocimiento a la descendencia espiritual y a la autoridad de “supremo Maestro” en tanto que profundo conocedor de los Veda:

Saludo, postrándome, al Maestro de mi Maestro (paramaguru), el más venerable entre los venerables, quien, viendo a la creatura ahogada en el océano de este mundo –océano infestado de escualos aterradores: el nacimiento y la muerte- ha dado, por compasión hacia todos los seres, este néctar, difícil de beber incluso para los Dioses y que yace en las profundidades del océano, que son los Veda, Veda que él desvela con la potencia de su intelecto iluminado”.

   La autoridad de Gaudapada está reconocida también por otros comentaristas.

  Suresvara, un discípulo directo de Sánkara, en el Naiskarmyasiddhi (La Realización a través de la renuncia a la acción) cita dos Karika y en el Brhadaranyakopahisadbhasyavarttika menciona explícitamente a Gaudapada en diversas ocasiones.

  Vidyaranya, en el Pañcadasi (Los quince capítulos) y en el Jivamuktiviveka (La liberación en vida) hace referencia directa al Acarya Gaudapada y a sus enseñanzas.

  Sadananda, en el Vedantasara (La enseñanza del Vedanta), utiliza dos versos extraídos de la Mandukya Upanisad y de las Karika.


Regreso al contenido | Regreso al menu principal