Biografía de Sánkara - Asram Vidya España

Vaya al Contenido

Menu Principal

Biografía de Sánkara

Unidad de Tradición
 

Introducción
El caos invadía la India en materia de religión y filosofía. Secta tras secta, como las de los Charvakas, los Lokayathikas, los Kapalikas, los Shaktas, los Sankhyas, los Buddhas y los Madhyamikas, aparecían y se expadían por doquier. El número de religiones creció hasta llegar a alcanzar la asombrosa cifra de setenta y dos. La lucha entre sectas hizo acto de aparición. No había paz en ninguna parte.

El caos y la confusión reinaban con suprema autoridad; la superstición y la intolerancia les acompañaban. La oscuridad prevalecía en la tierra de los Rishis, los sabios y los Yoguis. La otrora gloriosa tierra de los Arias se hallaba en un miserable estado. Tal era la situación del país justo en el momento que precedió a la llegada del gran Avatar (encarnación suprema) de Sankaracharya.

Si el Dharma Védico existe aún hoy en la India es gracias a la vida y la obra de Sankara. La fuerzas opuestas a la religión Védica eran mucho más numerosas y poderosas en esos tiempos de lo que lo son hoy. Sereno, sin la ayuda de nadie y en un espacio de tiempo muy corto, Sankara las dominó y restauró la pureza prístina del Dharma Védico y el Advaita Vedanta en la tierra. Sus únicas armas fueron el conocimiento puro y la espiritualidad. Los Avataras que le precedieron, como Rama y Krishna, usaron la fuerzas físicas porque los obstáculos al Dharma de aquellos tiempos alcanzaron las vejaciones y las obstrucciones físicas de los Asuras (demonios). Sin embargo, la amenaza al Dharma en la edad del Kali (Kaliyuga o edad de la destrucción) nació de obstáculos más internos que externos, más mentales que físicos. Las semillas del Adharma (no-rectitud) por entonces actuaban en las mentes de casi todos. Así, la maldad tenía que ser combatida puramente, con el conocimiento y la auto-purificación como únicas armas. Y fue con el fin de forjar y blandir esta arma con eficacia que Sankara nació entre los Brahmin Varna (casta) y se incorporó a la orden de los Sannyasa (renunciatarios) ya en sus primeros años de vida. Los Avataras anteriores, como Rama o Krishna, nacieron en la casta de los Kshatriya Varna (la casta de los guerreros) porque en aquellos días tenían que blandir las armas en pos de la restauración del Dharma.

Nadie duda de suprema importancia de la posición asignada a Sankaracharya en la historia de la Filosofía de la India. Y puede afirmarse, sin miedo a contradicción alguna, que Bharata Varsha habría dejado de ser Bharata Varsha hace ya muchos siglos y nunca habría logrado sobrevivir a la espada asesina, al fuego devastador y a la intolerancia religiosa de los sucesivos invasores, si Sankara no hubiera vivido la vida que vivió y enseñado las lecciones que enseñó. Y esas lecciones aún pulsan hoy día en cada una de las células y en cada protoplasma de los verdaderos aspirantes y de la verdad Hindú.


Página siguiente

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal