Vaya al Contenido

Menu Principal:

La promesa de Sánkara

Unidad de Tradición


La promesa de Sankara

Al amanecer, dirijo la conciencia hacia la Realidad.
Aquella es el Sí autoresplandeciente en el Corazón que,
siendo Existencia, Conciencia y Bienaventuranza absolutas,
constituye el Cuarto; y es la Meta anhelada por los
sabios y el Testigo Conocedor de los estados de vigilia,
sueños y sueño profundo. Yo soy Aquél mismo, el cual
es Brahman, Eterno y sin partes, y no ya un agregado de Elementos.

Al Amanecer, me inclino frente a Aquél que es inalcanzable,
ya sea de palabra como de pensamiento, pero por medio de
cuya Gracia las palabras mismas resplandecen; Aquél que las
Sagradas Escrituras designan con la expresión "neti-neti" y
que como ellas mimas afirman es el Dios de los dioses, el
Supremo, sin nacimiento y más allá de cualquier cambio.

Al Amanecer saludo con toda consideración y respeto a Aquél
que siendo más allá de las tinieblas, tiene la esencia del
supremo esplendor, Aquél que es plenitud y perenne estabilidad
y es llamado el Supremo Purusa; Aquél que tiene naturaleza indivisa
y ante el cual parece manifestarse este entero universo
como una serpiente se aparece sobre la cuerda.

Aquél que, a cada surgir del sol, recite estos tres versos sagrados,
ordenamiento del Triple mundo, concibe, ciertamente, la Meta Suprema

Regreso al contenido | Regreso al menu principal